Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Pulsando el botón de aceptar consideramos que aceptas su uso. Mas información aquí Más información

Noches
Habitaciones
Adultos
Niños
Rio Matarraña, BeceiteBeceite, monumental e históricoBeceite, historia y tradición


Experiencias

Ruta BTT Pedales de los Ports

Desde 267,00 €
Beseit/Beceite

Jornadas de la Trufa en la Fábrica de Solfa

Desde 50,00 €
Beseit/Beceite

Hisorias gourmet: Menú de Galera

Desde 45,00 €
Beseit/Beceite

Escapada Matarrania SPA Lagaya

Desde 100,00 €
Valderrobres

Escapada relax Lagaya - Valderrobres

Desde 84,00 €
Valderrobres

Alojamientos

La Fábrica de Solfa

 
Beseit/Beceite

Hotel El Castell

 
Valderrobres

Restaurantes

La Fábrica de Solfa

Desde 25,00 €
Beseit/Beceite

Restaurante La Font del Pas

 
Beseit/Beceite

Restaurante Fuente del Miro

 
Valderrobres

Restaurante Posada Guadalupe

 
Mont-Roig/Monroyo

No te vayas sin...

Visitar sus molinos papeleros

La primera constancia que se tiene sobre los molinos papeleros de Beceite está reflejada en una concesión que el Papa Luna hizo en 1411 a su médico particular concediendo los derechos del “molino para paños en Bezeyt” durante la mesa arzobispal de Zaragoza. Las referencias posteriores provienen del párroco Joaquín de Liedana que escribía en los libros parroquiales a finales del siglo XVIII y principios del XIX sobre la floreciente industria del papel. En 1804 se inauguraba la última de un total de nueve fábricas. Durante el siglo XVIII, los borbones impusieron la subida arancelaria sobre el trapo con el que hacían el papel. Esto provocó que muchos burgueses de la época y empresarios aragoneses y catalanes se decidieran a poner en funcionamiento trece molinos papeleros repartidos entre los municipios de Beceite y Valderrobres. La población contó con fábricas de gran importancia y algunos molinos papeleros trabajaron para Heraclio Fournier en la elaboración de naipes, se fabricó papel moneda para el estado e, incluso, Goya utilizaba papel de Beceite para sus grabados. Pero la principal producción llegaba a los grandes centros de consumidores de Barcelona, Valencia, Madrid y Bilbao en viajes que duraban varios días. Las primeras fábricas de papel hacían uso de las tinas para fabricar la pasta de papel.

Ya en el siglo XIX, con la llegada de la pila holandesa, ésta se instaló en todas las fábricas y fue utilizada hasta 1970. Gracias al río Matarraña, las fábricas papeleras pudieron hacer uso de la fuerza del agua y aprovecharla para el movimiento de sus ruedas gracias a canalizaciones, acequias y túneles. Las nueve fábricas de papel de Beceite fueron: la de la Cremada, la de Martí, lo Molí del Toscá, la de Taraganya, la de Noguera, la de Solfa, la de Morató, la del Batá y la del Pont Nou.

molinos papeleros-evadirte-beseit-matarranya-siente teruel.JPG

 

Está pasando

logo-bottom
evadirte!com Links