Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Pulsando el botón de aceptar consideramos que aceptas su uso. Mas información aquí Más información

Noches
Habitaciones
Adultos
Niños
Càlig


Experiencias

Escapada Matarrania SPA Lagaya

Desde 100,00 €
Valderrobres

Escapada relax Lagaya - Valderrobres

Desde 84,00 €
Valderrobres

Escapada Via verde Lagaya - Valderrobres

Desde 104,00 €
Valderrobres

Ruta BTT Pedales de los Ports

Desde 267,00 €
Beseit/Beceite

Alojamientos

RH HOTEL PORTO CRISTO

 
Traiguera

HOTEL DOBLEMENTE 3

Desde 2.000,00 €
Traiguera

Hotel Prueba 3

Desde 30,00 €
La Sénia

Tio Pepe

 
Peñíscola

Roulette Peñiscola 3*

 
Peñíscola

Restaurantes

Pau Restaurant

Desde 30,00 €
Benicarló

Restaurante Fuente del Miro

 
Valderrobres

Font de Sant Pere

 
Ballestar

Restaurante La Font del Pas

 
Beseit/Beceite

Casa Manolo

Desde 20,00 €
La Sénia

Servicios

Quesería "El Pastor" de Morella

Desde 3,00 €
Morella

Dada Museum Pub

 
Morella

Mandarina Club

Desde 7,00 €
Peñíscola

El Pub

 
Morella

Limbo Lounge

 
Vinaròs

Curiosidades de Càlig

Cálig y la Orden de Montesa

La historia de la villa de Càlig se remonta más allá de la llegada de los cristianos a estas tierras del Maestrazgo. Muestra de ello son los numerosos vestigios que han sido encontrados en los alrededores de su término municipal. Algunos de los asentamientos que han sido encontrados datan de la época íbera, como los de la Tossa y la Picossa; el periodo romano, como el Mas d’Aragó, que está ubicado en el término de Cervera; y también de la época árabe con algunos asentamientos o poblaciones que aparecen citados en la Carta Puebla. Estas poblaciones fueron Benigulfur, Beniterei, Oleia y Alí, esta última compartió el documento poblacional con Càlig.

En el año 1234 Hug de Fullalquer, maestre de la Orden de los Hospitalarios, otorgó la Carta de Población a Pere de Balaguer y a Bernat de Puig para que poblaran la villa de Càlig. Se trata del documento histórico más antiguo que hace referencia al municipio. Una vez entregada la Carta Puebla a Càlig y a los municipios árabes de su alrededor, éstos comenzaron a ser abandonados hasta que desaparecieron y solamente Càlig, acogido y poblado según los Costums de Lleida, sobrevivió gracias a la exención de impuestos y a los privilegios dados por los Hospitalarios. Debido al aumento de vecinos, en el año 1312 la parroquia de Càlig se separa de la de Cervera del Maestre, a la cual pertenecía. Siete años más tarde, concretamente en 1319, la villa de Càlig pasa a formar parte de la Orden de Montesa, en la que pertenecerá hasta el siglo XIX, con el fin de los señoríos.

A partir del 11 de enero de 1540, Càlig fue erigida como villa independiente por el maestre de la Orden de Montesa, Francesc Llançol de Romaní, que hasta el momento había estado unida al Castillo de Cervera. Durante la Guerra de los Segadores, acontecida en el año 1649, las tropas francesas asediaron y ocuparon la población. Algunas de las consecuencias de este saqueo, fueron que la población se quedara sin alimentos básicos de subsistencia y la supresión del gobierno municipal. Además, el pueblo tuvo que hacer frente a un pago de 320 libras si no querían que el ejército francés hiciera daño a las mujeres y a toda la villa.

A partir del año 1700 Càlig es testigo de un rápido crecimiento poblacional, expandiendo el municipio fuera del casco viejo. Las casas se edificaron a continuación de los cuatro portales de la villa: el Portal de Sant Josep, el de Vinaròs, el de Ulldecona y el de la Font. No obstante, la ampliación de Càlig se llevó a cabo principalmente en la zona norte, donde aparecieron nuevos arrabales y se construyeron patios, bodegas y corrales de ovejas, principalmente. Uno de los episodios trágicos que sufrió el municipio, junto al resto de poblaciones del Maestrazgo, fueron las Guerras Carlistas, especialmente con la primera de ellas.

En 1837 se produjo dentro de la población un sangriento enfrentamiento entre Carlistas y Liberales comandados por Francisco Brotons, quien venció a los partidarios del Rey Carlos y llenando las calles del municipio de sangre. Unos años más tarde, en 1885, a estos terribles acontecimientos se sumó una epidemia que provocó una gran cantidad de muertos entre la población. Debido al gran número de contagiados de cólera hizo que Càlig fuera la población del Maestrazgo que más sufrió sus consecuencias, registrando un total de 250 muertos.

En 1956 una fuerte helada provocó que muchos habitantes de Càlig abandonaran el municipio y emigraran hacia Cataluña, causando un importante descenso demográfico que no volvió a recuperarse hasta la década de 1980. Fue a partir de entonces cuando Càlig comenzó a recuperarse y su crecimiento demográfico fue aumentando poco a poco para convertirse en lo que es ahora.

Está pasando

logo-bottom
evadirte!com Links