Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Pulsando el botón de aceptar consideramos que aceptas su uso. Mas información aquí Más información

Noches
Habitaciones
Adultos
Niños
Castillo de Ulldecona


Experiencias

Alojamientos

Jaime I

 
Peñíscola

Carlos III

 
Alcanar

Relais du Silence Miami Mar

 
Sant Carles de la Ràpita

Hotel Rey Don Jaime

Desde 61,00 €
Morella

La Fábrica de Solfa

 
Beseit/Beceite

Restaurantes

Antic Molí

Desde 30,00 €
Ulldecona

Les Moles

Desde 30,00 €
Ulldecona

Rojo Picota

Desde 15,00 €
Peñíscola

Restaurante El Faro

Desde 35,00 €
Vinaròs

Restaurant Chuanet

 
Benicarló

Servicios

Quesería "El Pastor" de Morella

Desde 3,00 €
Morella

Mandarina Club

Desde 7,00 €
Peñíscola

Dada Museum Pub

 
Morella

La Lola Café

 
Vinaròs

El Pub

 
Morella

Ulldecona, no te vayas sin

Visitar el castillo de Ulldecona

El Castillo de Ulldecona, declarado Bien de Interés Cultural, es el símbolo identificativo del municipio por excelencia. El monumento se encuentra situado en un pequeño cerro denominado el Puig del Castell, formando parte de la Serra Grossa. Desde la época íbera hasta la Edad Media, el lugar supuso un importante punto de control de las rutas comerciales que atravesaban el territorio y en la época romana se convirtió en uno de los miradores estratégicos de la Vía Augusta. Su ubicación también supuso el límite entre los reinos cristianos, en el norte, y los musulmanes en el sur.

curiosidades-ulldecona-1.jpg

Los primeros asentamientos en el Puig del Castell de Ulldecona se remontan a la época íbera, en el siglo VI. Con la llegada de los romanos a la zona a partir del siglo II a.C. se produjo un abandono del poblado íbero, ya que implantaron nuevos métodos de ocupación y explotación del territorio. Tras un largo periodo de abandono, el Puig del Castell volvió a poblarse con la llegada de los árabes, en el siglo IX, a la zona y construyendo encima de los restos del antiguo poblado íbero.

En el año 1148 se produjo la conquista de las tierras del sur del Ebro por los cristianos y la toma de Tortosa por parte de Ramón Berenguer IV, que cedió el Castillo de Ulldecona a la familia Montcada. Veinticinco años después, en 1173, los Montcada cedieron el castillo y sus terrenos a la Orden de los Hospitalarios, quedándose definitivamente en manos de éstos. En el año 1222 Guillem Ramón de Montcada concedió la primera Carta Puebla permitiendo la edificación de nueve viviendas entre las dos murallas. Pero fue en 1273 cuando Fray Ramón de Berenguer concedió la segunda Carta Puebla dando permiso a los habitantes de Ulldecona de establecerse en el nuevo núcleo poblacional en la vall de la Foia, actual municipio de Ulldecona.

Ya en el siglo XVII, con la desamortización de Mendizábal, el Castillo de Ulldecona pasó a manos privadas y en el año 1986 fue vendido al Ayuntamiento del municipio. Si visitas esta increíble fortaleza tendrás la posibilidad de contemplar las numerosas construcciones que forman parte de este conjunto. Entre ellos están las murallas, de origen árabe y con restos de intervenciones posteriores; la Iglesia de Santa María de los Ángeles; las dependencias domésticas de los hospitalarios o los restos de la antigua fortificación árabe. Además de estas construcciones también tendrás la oportunidad de contemplar una torre redonda, de pequeñas dimensiones y origen árabe, y la impresionante torre Homenaje, desde la que se pueden apreciar unas increíbles vistas del término municipal y el territorio que lo envuelve. La torre Homenaje se alza dominando todo el conjunto y es un edificio que cuenta con tres plantas y una terraza. A pesar de que inicialmente se atribuyó la construcción de la torre durante periodo árabe, estudios posteriores aseguran que su origen se sitúa entre el siglo XII-XIII. Actualmente el Ayuntamiento de Ulldecona lleva a cabo las obras de mejora y restauración del castillo para que sus pobladores y visitantes puedan disfrutar de esta joya histórica.


Pinturas rupestres de Ulldecona

Las pinturas rupestres de Ulldecona, ubicadas en la Sierra de Godall, se han convertido en uno de los yacimientos más importantes de arte rupestre levantino de toda la Península Ibérica, siendo declarados como Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998.

Pintures-rupestres-ulldecona-1.jpg

En este lugar podrás encontrar la mayor concentración de arte rupestre levantino de toda Cataluña, con un total de once abrigos neolíticos. A lo largo de los 500 metros que ocupa el conjunto de arte rupestre de la Sierra de Godall, se han encontrado alrededor de unas 400 figuras distribuidas en los catorce abrigos.

El lugar cuenta con un Centro de Interpretación de Arte Rupestre Abrigos de la Ermita que se ha creado con la intención de acercar las pinturas rupestres a los visitantes para que las conozcan. Este centro se halla ubicado en el mismo complejo en el que se encuentra la Ermita de la Pietat de Ulldecona, ofreciendo a los visitantes una visión general del arte levantino prehistórico de los catorce abrigos que forman el conjunto. Gracias a la visualización de fotografías y recursos gráficos, los visitantes tendrán la oportunidad de conocer un poco más el legado histórico de nuestros antepasados.

El primer descubrimiento se produjo el 31 de marzo de 1975 y, a partir de entonces, se descubrieron el resto de yacimientos. La importancia del descubrimiento radica en la gran cantidad de figuras que conserva además del buen estado de conservación. Las pinturas son una manifestación cultural de los últimos cazadores-recolectores datados en 6.500 años de antigüedad. Estas pinturas rupestres representan básicamente escenas de caza, conservándose casi perfectamente y en las que se utilizaron colores rojos, negros y castaños.

Entre todo el conjunto, el abrigo I es el que conserva un mayor número de figuras rupestres, hasta 170 en total. Las pinturas se encuentran ubicadas en una cavidad poco profunda y las representaciones se basan en la cacería, ciervos, cabras, arqueros y figuras femeninas. Si decides visitar el Abrigo I tendrás la posibilidad de conocer cómo vivían nuestros antepasados hace más de 8.000 años. Una experiencia que no puedes dejar pasar si te encuentras visitando el municipio de Ulldecona.

Pintures-rupestres-ulldecona-2.jpg

No te puedes perder…



Está pasando

logo-bottom
evadirte!com Links